6.4.09

LAS DIETAS



Yo tengo una teoría ampliamente fundada… a medida que se acerca el verano se nos encoge la cabeza, lo que ocasiona una pérdida irremediable de neuronas debido al espacio mermado entre sien y sien. O eso es lo que deben de pensar determinadas publicaciones de revistas que intentan hacernos creer extrañas ideas acerca de temas tan de moda como las dietas.

Coño! Yo entiendo que a muchos seres humanos la llegada del solete y la idea de intentar meterse en el bañador del año pasado les lleve a realizar prácticas inusuales como la de apuntarse a un gimnasio hasta echar los higadillos, o la de empezar a controlarse a la hora de comerse cantidades ingentes de patatas fritas y nachos… Bien!! Eso es una cosa… y otra muy distinta es que yo me haya comprado una revista en el kiosco de la esquina, en dónde un titular enorme que pone “ADELGAZA CON LA DIETA DE LAS CALORÍAS NEGATIVAS” pretenda hacerme creer que existen determinados alimentos que gastan más calorías en metabolizarse y asimilarse por el cuerpo, que las que proporcionan durante su ingesta… Tócate los huevos, menudo inventoooo!! Digo yo, que si esto fuese cierto, hay que tener mucho cuidado, no vaya a ser que nos pasemos de la raya, y de tanto jalar se nos consuman los huesos, y de un metro setenta, pasemos a ser un Torrebruno de la vida… o se nos reduzcan las orejas y no podamos poner pendientes de pedrusco, o quien sabe, si durante un atracón de estas maravillas, una vez acabada toda la chicha se nos empiece a menguar el cerebelo, o la mala leche… que mira, no estaría mal…lo jodido es si nos jode la buena…

Entre otras espectaculares ideas, he encontrado también esa que afirma que hay que comer fruta dependiendo del horario, que comer fruta antes de cada comida, adelgaza, pero si el melocotón o la fresa nos la jalamos tras papear, nos pondremos como focas… hostiaaaa!! Pero que tipo de metabolismo tienen las frutaaaas? Serán seres complejos que a la una del mediodía, un platanito de Canarias tienen veinte calorías, y a las cuatro de la tarde el platanito ha pasado a platanón y ya tiene ochenta??? No tiene nada que ver el cocido con chorizo que nos metemos entre pecho y espalda cuándo vamos a comer a casa de la abuela? El engorde es por culpa de la fruta y la puta hora? Y yo me pregunto, si depende tanto el horario, si me compro una chirimoya en España y viajo a América le aumentan o le disminuyen?? Joder… que estudien eso!!! a ver si se puede aplicar a los ahorros y salimos de la crisis… antes de comer tiene usted cincuenta euros, pero si espera unas horas, por la magia del ambiente, le pasan a quinientos… la repanocha!!
Bueno, pues nada, que a pesar de todo esto y mientras no se demuestre, yo me quedo con la dieta del cucurucho, que esa creo que funciona igual aquí, que en Japón, que en el medio del Congo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

blentsMe parto, me parto... eres buenísima, yo me apunto a la dieta de las calorias negativas!!un saludo de un lector mañico!!

Chusa dijo...

Ohhh, que ilusión!!muchas gracias!!Yo si no te importa me quedo con la otra, jaja. Bienvenido a los caramelos majo!!Un placer.

martinRendo dijo...

Increible!!! si la completas un poco más es casi una tesis para salir de la crisis..!!
y si te tomas un dedal de Gintonic y te vas a australia?? menuda fiesta eh?!!

mortfan1 dijo...

Buenísimo. Cuánta razón tienes, madre mía. Pero se te ha colado algo... Lo que pasa en realidad es que si haces la dieta de las calorías negativas, se te acaba consumiendo el cerebro, con lo que te crees la teoría de la dieta de las calorías negativas. Pero...¿cómo se te ocurre hacerla la primera vez?¿Qué fue antes, la gallina o el huevo?¿O el gallo?
Es como para estudiarlo...

Chusa dijo...

Martín... eso tenemos que probarlo, jaja, hay que probarlo ya!! quito los billetes para este fin de semana!!un besooo

Mortfan1... lo que yo digo, la del cucurucho!!jaja, es mucho más gratificante. un placer verte de nuevo por aqui. otro beso