23.5.09

SUCEDIÓ

Entonces sucedió…Se apagaron las luces y una guitarra despuntó en el aire, comenzando la más bella canción que se ha escrito en la historia… Y la gente enloqueció, las voces se alzaban tarareando la melodía y las manos de un millón de personas se levantaban hacia el cielo cubiertas de emoción, dándolo todo… Ella notó como esa energía la envolvía, cómo le recorría el cuerpo entero, recuerda que en ese momento decidió dejar de pensar, decidió empaparse de las notas y de la locura de aquel escenario, notó como el desenfreno se traspasaba de un cuerpo a otro, y cómo la marea de gente de su alrededor se movía al compás, pasando del yo al nosotros. Cada palabra jadeada le marcaba el corazón, cada compás se le clavaba en la piel y sus dedos rozaron por un instante el goce absoluto… y pensó que la felicidad debía parecerse mucho a aquello.

A J. entrañablemente extraño.

2 comentarios:

mortfan1 dijo...

Precioso. Me ha encantado.

Chusa dijo...

Es impactante lo que puede dar de si un puñado de música.Gracias un bico.