20.11.08

A TODOS LOS CORNUDOS

El día que llegas a tu casa y te encuentras un culo en tu cama que no es el tuyo, malo. Si por encima va acompañado del culo de tu novio, peor todavía, y si encima este pertenece a una pipiola más joven que tú, con un cuerpo de infarto y una flexibilidad apabullante, es posible que tengas que plantearte que algo falla en tu relación.
No comprendo exactamente cual es la cualidad que me caracteriza para que durante mi vida, situaciones como estas hayan sido la tónica general, pero lo cierto, mal que me pese, es que soy una auténtica experta en rupturas por infidelidades. A lo largo de estos años he ido acumulando una gran sabiduría en la materia, y he decido compartirla con todos ustedes, para minimizar el sufrimiento de los primerizos e inexpertos.
Ante todo hemos de ser conscientes de nuestra condición de cornudos, y aunque socialmente no esté bien vista, hemos de llevarlo con dignidad y aprovechar la situación para joder a muerte al contrario.
Si usted llega un día a su casa y se encuentra con el panorama antes citado, está claro que el comienzo de la guerra ha empezado. Las buenas formas indican que la situación deber tomarse con tranquilidad y cordura, compórtese de una forma totalmente cabal y no pierda la compostura, en vez que quedarse pasmado, darse la vuelta y llorar durante cuatro años enteros, intente disfrutar de alguna manera del momento, al fin y al cabo usted socialmente es el perjudicado así que vamos a aprovechar la situación para hacer algo mínimamente imaginativo y con clase .
En primer lugar, cierre la puerta con llave y guárdesela en el bolsillo con un rápido movimiento, de esta forma se asegura de que los pocholitos no puedan salir por patas y tengan que aguantarle hasta que usted lo crea conveniente. Tome asiento ante la cama donde los polluelos yacen, póngase cómodo, y comience a hablar.
Ante todo educación, preséntese a la desconocida, y estréchele la mano.
… Hola maja, creo que no nos conocemos todavía, yo soy la novia de este degenerado y estoy encantada de tenerte en mi casa, es un placer para mi contar con tu presencia, espero que hayas dormido a gusto en mi lado de la cama, so guarra, y que el pijama que tengo debajo de la almohada no haya perturbado tu dulce descanso. Si llego a saber que venías hubiese cambiado las sábanas y te habría puesto las de franela para que estuvieses calentita porque me imagino que te habrás dado cuenta de que con este capullo en la cama no se suda mucho, y me daría muchísima pena que pillases un resfriado. Si me hubieseis avisado habría preparado café para los tres, pero me tienes que perdonar pues la situación me pilla un poco de sorpresa, y a propósito siento muchísimo lo de tu ceguera porque hay que ser muy pitoña para irse a la cama con semejante especimen … Acto seguido ofrézcale a la invitada sus zapatillas de borla no vaya a ser que coja frío, a ser posible de esas que resbalan para que se parta la crisma cuando se levante y muéstrele una amplia sonrisa.
Mientras va hablando abra la ventana para airear el ambiente, y acérquese al armario. Coja toda la ropa que su pareja tiene allí metida y mientras le hace un breve resumen de lo mucho que se acuerda de su santa madre en ese momento, vaya tirando todas las prendas al patio de luces, sea selectivo y sobre todo ponga especial esmero en aquellas que cuestan mucha pasta y son sus preferidas... Como el incidente no tardará en saberse en todo el vecindario porque las noticias ya se sabe que vuelan y la peña es muy cotilla, ahórreles el tiempo, cada vez que se acerque a la ventana grite el nombre de su ex (porque ya somos conscientes de que a partir de este momento el personaje es un ex), y acompáñelo de un calificativo bonito tipo… Menudo cabrón eres fulanito, manda huevos que me hagas esto, eres tan burro que encima te pillo, es increíble que hayas ligado con la cara de panoli que tienes, o algo como … sabe esta niñata lo de tu gonorrea?... usted no se corte, tómese el tiempo necesario y disfrútelo, de libertad a su imaginación y profiera todo tipo de lindeces referentes al postrado.
Una vez que haya vaciado el armario, no olvide buscar por el suelo la ropa de la acompañante, y junto con la sábana de la cama, tome impulso y haga lo mismo con la propia.Concluida la tarea, quite su teléfono del bolso, y retrate en una foto a Romeo y Julieta en pelotillas y dispóngase a hacer unas cuantas llamadas. Llame a toda su familia, a la que hasta ahora era su futura suegra, a los vecinos, al tio del kiosco de abajo, a sus amigos, a todo el que le apetezca, y en un alarde de imaginación invéntese algo para que raudos y veloces acudan a su casa y asegúrese de que a ser posible vengan acompañados de toda la gente que puedan.
Tan pronto como oiga el timbre quite la llave del bolsillo, salga, (agáchese para poder salir con los cuernos), vuelva a cerrar la puerta y precipítese hacia el recibidor dando la bienvenida a todos los comensales que se hayan acercado, llévelos a la habitación y muéstreles el panorama.
Explíquele encantado con pelos y señales lo que se ha encontrado y uno a uno vaya introduciéndolos en la dependencia, si es posible enciérrelos a todos de cada vez en el dormitorio, como si de una gran fiesta de Pocholo se tratase, y disfrute con las explicaciones que los amantes de Teruel vayan dando. En el transcurso puede descorchar una botellita de vino, poner unos pinchitos e irle ofreciendo a todos los que lleguen una copita para ir celebrando su soltería.

Mientras se va armando el lío padre, usted diríjase al ordenador y aproveche el gran avance que las nuevas tecnologías nos ofrecen. Descargue la foto de su teléfono, cuélguela en Internet en una página nacional y mándesela a todos sus contactos. Luego imprímala a color a tamaño folio y a pie de foto ponga el nombre y apellidos del sujeto con una breve explicación de lo acontecido, haga unas trescientas copias y tras darle la llave de la habitación al último que llegue e indicarle donde está el sarao, salga a la calle.
Respire fuerte, sonría y encamínese a empapelar todo su vecindario y los colindantes con semejante documento. Empapele su portal, las farolas, las cabinas de teléfono, entrégueselas a la gente que pasea con el perro, a las madres que esperan a los niños en el cole, etc… y si alguien le pregunta no dude ni un instante en contestarle sus dudas con todo tipo de detalles e indicarle el número de su casa para que se acerque y lleve a un par de coleguitas al espectáculo.

Está claro que después de esto, es muy probable que la relación de amistad tras la ruptura sea materialmente imposible, es posible incluso que el pariente no vuelva a dirigirle la palabra y que algo de rencor le tenga de por vida, incluso me atrevería a decir que se va a acordar durante una temporada de su persona y de toda su familia, pero lo cierto es que usted también se acordará de la suya con la diferencia de que usted tendrá el consuelo de haber realizado un acto de buena voluntad enseñando al que no sabe porque seguro que el gilipollas este, se lo va a pensar dos veces antes de volver a sacar de paseo al pajarito...
Y que quede claro que con esto no quiero yo fomentar las venganzas...

6 comentarios:

Belén dijo...

Buenas:

Me alegra leer tus relatos a primera hora del día ¡¡se me hace la mañana mucho más amena¡¡


Besos, Bele

Chusa dijo...

jaja, gracias, de eso se trata!!bicos

bellque dijo...

seguro que a la que quería de verdad no era precisamente la que tenía desnuda a su lado

Chusa dijo...

Seguramente, pero creo que no se va a quedar a averiguarlo!!jaja. gracias por tu aportación.bss

Anónimo dijo...

buenas cariño,mira el lado bueno...los próximos carnavales puedes ir de reno...

Chusa dijo...

...o puedes colgar un cordel y secar la colada en los días soleados.jaja. gracias por leerme.bss